Nunca esperes mucho de aquellos que prometen demasiado. Es mejor estar sorprendido que decepcionado.

jueves, 2 de febrero de 2012

Quise compañia y obtuve un monólogo



Quise un final feliz y me quedé en el prólogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario